Hace unos días me encontré con un artículo en ABC titulado «Las diez razones por las que la tableta no es bien recibida en las aulas» ,donde Catherine L´Ecuyer esgrimía sus argumentos «de peso» para la defensa del titular.


Hoy me decido a darle réplica, desde la experiencia personal del uso de la tablet en el aula y desde mi experiencia docente, ignorando aun desde donde parte ella para defender su decálogo. Si , ya lo se, es la autora de «Educar en el asombro» y «Educar en la realidad» , así como el memorable «Cómo conseguir una empleada del hogar comprometida y no morir en el intento » (2010). No voy a dudar de su curriculum que podéis encontrar en internet y menos aun desde la modestia del mío que también podéis encontrar en la red.

Comienzo criticando abiertamente la vaguedad y pobreza de los argumentos que a continuación detallo en azul:

1. La introducción del menor en el uso de las nuevas tecnologías tiene implicaciones
que trascienden del mero «método educativo», por lo tanto, los padres, como
principales responsables de la educación de sus hijos, han de poder tener voz en ese
aspecto de la educación. 

Efectivamente son los padres los que deciden. Según datos del instituto Nacional de Estadística el 30% de los niños/as españoles de 10 años tienen un teléfono móvil, a los 12 son casi el 70% y a los 14 el 83%. Es más los niños de 2 y 3 años de edad acceden a los terminales que sus padres les dan  manejando aplicaciones y videos de youtube.
Tener móvil implica tener conectividad a internet y acceso a diferentes redes y fuentes de información en cualquier lugar y momento. Los padres han decidido dar un ordenador (smartphone) a sus hijos y conectividad a internet a edades muy tempranas y en la mayoría de los casos sin control e incluso sin necesidad. Le doy la razón, esto tiene implicaciones que trascienden el mero «método educativo?? familiar». A día de hoy muchos padres han decidido mal .

 

2. No existen estudios rigurosos que confirme las ventajas del uso de la tableta en
las aulas. No existe relación entre el uso de las nuevas tecnologías en el colegio y el
éxito laboral de los alumnos. Los argumentos «es un tren que no se pueden perder»,
«lo necesitan en el mundo de mañana» no son argumentos convincentes,
considerando la facilidad con la que se aprende a usar una tableta. Tampoco existen estudios rigurosos que confirmen las desventajas. Por cada 5 estudios en contra , le doy 5 a favor. Tiene razón una tableta es fácil usarla, hasta que te propones ser productivo y eficaz para trabajar con ella, eso ya no es tan intuitivo. A mi, mis padres me hicieron, hace muchos años, el gran favor de hacerme estudiar programación (Basic, Pascal, C++, Turbo C ) y no puedo estar más agradecido , ya no se programa en casi ninguno de esos lenguajes pero sé como piensa una máquina , se ordenar ideas en un diagrama de flujo y estoy mejor preparado para afrontar cambios tecnológicos.Siendo menos elitista (mundo laboral) la UNESCO declara que estas tecnologías universalizarán el acceso a la educación. 

3. Existen varios estudios que asocian el uso de las nuevas tecnologías con posibles
efectos perjudiciales en los niños (pérdida del sentido de relevancia, distracción,
adicciones, inatención, superficialidad, etc.).Existen varios estudios que demuestran que el uso de las tablets aportan efectos beneficiosos en los niños ( motivación , creatividad, curiosidad, autonomía, responsabilidad, mejora de la dislexia, mejora de TEA…)Muestras:
» Caso de estudio: el iPad mejora el aprendizaje»
«Tecnología y autismo»
«Vencer la dislexia por ordenador»

4. Cambiar un alumno de centro supone un daño para él. Es beneficioso para todos
que los colegios que introducen la tableta ofrezcan una alternativa a los padres que
no comparten ese enfoque tecnológico. El espectro de centros con ofertas educativas diferentes y que cubran las expectativas de los padres que no comparten el enfoque es suficientemente amplio como para que no suponga un problema ni para el niño ni para la familia.

5. Dada la curiosidad y la impulsividad natural que tienen los niños, y el atractivo que
ejercen sobre ellos esos dispositivos, se fomentan las motivaciones externas, lo que
interfiere con el sentido del esfuerzo y la motivación interna. Este apartado, para el lector del periódico, debe ser muy fácil de entender, creo. Pero se lo aclaro, en el dudoso caso de que no sea capaz de conectar las ideas.
Dice que si el niño se distrae con la tablet, no estudia. Dicho en positivo, que si eliminamos la motivación externa el esfuerzo crece y la motivación interna se desborda.
Ahora me entero yo que la educación mejora sin motivaciones externas, sin preguntarse por qué el sol se esconde cada día y vuelve a aparecer al amanecer, por qué me persigue mi sombra, por qué el trueno viaja tras el rayo, por qué huelen las flores… ahora me entero yo que la ausencia de observación del mundo que me rodea, las motivaciones externas, hacen crecer las internas.

6. A través de esas herramientas, algunos niños han tenido o con alta probabilidad
tendrán acceso a contenidos inadecuados. Los filtros fallan, los niños saben
saltárselos. Por lo tanto, es preciso que el niño tenga una cierta madurez antes de
tener el dispositivo en las manos. Más razón que un santo, en este caso santa. Para eso estamos los educadores, los padres son los primeros, los profes los segundos, el resto de la familia , la sociedad… tenemos la obligación de educar en lo digital igual que nos educaron en lo analógico. No hay ni un solo centro que no ponga el máximo de esfuerzo en tener bajo control este aspecto, el niño que se los salta en el colegio o en casa (donde lo mismo no hay controles parentales y si los hay, ¿¿para que está el movil que le regalaron en la primera comunión??) es un crack informático, y está resolviendo obstáculos con imaginación y razonamiento lógico (Competencia tecnológica)Por cierto, rompo una lanza por los chicos, no todos están interesados en contenidos inadecuados, hay muchos interesados en leer buenos libros, ver arte, resolver juegos de lógica, componer música…

7. La educación en el uso intenso de las nuevas tecnologías compete principalmente a
los padres; los padres son los que mejor saben cuándo sus hijos están preparados
para un uso responsable de las nuevas tecnologías ya que puede variar en función de
una serie de factores (madurez del niño, edad, circunstancias familiares, etc.). 

Volvamos al memorable momento del regalo del primer móvil. Que casualidad que en ese momento nos olvidamos de valorar la madurez del niño/a y luego llegan los problemillas con el Whatsapp o el terrible Snapchat y le piden al colegio o escuela su parte de responsabilidad por no educar en estos temas.
Matiz : nadie está educando en el uso intenso de las nuevas tecnologías.

8. Algunas familias discrepan en que la educación en el uso responsable se haga dando un dispositivo al niño en edades tempranas y esa postura debería ser respetada.

Totalmente de acuerdo. Aunque veo difícil educar en el uso del soplete sin darle al alumno un soplete. Los marcos teóricos y muchas charlas no sirven para nada, incluso en ocasiones disparan ciertas problemáticas, quizá debido a que decirte lo buenas que están las tartas de chocolate y no darte a probar hacen que salgas disparado a la pastelería.

 

9. El hecho de pedir a los alumnos que hagan sus deberes con la tableta implica que
los hijos pasen las tardes delante de una pantalla, añadiendo a la ya muy alta media
de horas diarias de consumo de pantalla (8 horas diarias, según estudios en UK y
EEUU). 

El uso educativo de las tablets no ha hecho desaparecer el uso del lapiz y el papel, conviven de forma muy satisfactoria y equilibrada, hasta diría que sana. Me imagino que lo de las tardes es una alusión elegante a «los deberes» cuando el uso de los dispositivos y TIC en aula han hecho disminuir notablemente estas tareas debido al incremento del aprovechamiento del tiempo de aula.

 

10. No tiene sentido que los alumnos pasen la mayoría de su escolarización
aprendiendo a usar unas aplicaciones y unos dispositivos que quedarán obsoletos
cuando lleguen al mundo laboral. 

Esto vamos a decir que no es «una verdad» . La educación con tablets no consiste en el aprendizaje del uso de aplicaciones, consiste en el uso de esta tecnología como apoyo de metodologías colaborativas, proactivas y que incentiven el trabajo en equipos y con equipos de alumnos y profesores. Se usan para formar en destrezas y competencias para un mundo efectivamente cambiante y multidisciplinar. Es una herramienta más del entramado educativo y metodológico de un centro.

Termino diciendo que no todo es bueno pero que no todo es malo. Que muchos padres están contentos y otros no tanto. Y que para hacer juicios hay que estar en el meollo día a día , que las teorías son buenas sobre el papel pero hay que bajar a la arena para comprobar si son ciertas.

Un saludo para todos. Y otro día hablamos de educación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here